El Adelantado de Segovia
Segovia, jueves 23-11-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Provincia
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

RIAZA
Fervor serrano
El buen tiempo propició una alta afluencia de público a la romería de Hontanares, celebrada en el entorno de la ermita situada en la falda de la Sierra de Ayllón
Guillermo Herrero - Riaza | 10/09/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
16/11/2017
Un nuevo pabellón para los segovianos
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
03/11/2017
El otro proceso (I)
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Apoya usted la aplicación del artículo 155 de la Constitución para resolver la crisis independentista en Cataluña tal y como la ha realizado el Gobierno?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
3,66666666666667 puntos 3,66666666666667 puntos 3,66666666666667 puntos 3,66666666666667 puntos 3,66666666666667 puntos
   6 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
4-1(76).jpg
  En Hontanares se baila mirando a la Virgen, retrocediendo metros. / Guillermo Herrero

Como lleva haciendo 44 años el día de la romería de Hontanares, Araceli Martínez se levantó ayer de la cama y subió andando desde Riaza hasta la ermita situada en la falda de la sierra. Fue un paseo diferente al de otras veces. La nostalgia se adueñó de su cabeza. Su esposo, Juan Antonio García, ha fallecido hace una semana. A pesar de la dolorosa pérdida, ella entendía que debía subir a Hontanares. “Fue mi marido quien me enseñó a bailar ante la Virgen, aquí mismo”, decía, con los ojos a punto de romper a llorar.
Si el 8 de septiembre es una fecha marcada en el calendario riazano, pues se celebra la festividad de Nuestra Señora del Manto, patrona de la villa, al domingo siguiente tiene lugar la romería de Hontanares, a la que profesa gran devoción una amplísima comarca.
Donde hoy está la ermita existió una pequeña aldea, perteneciente a Sepúlveda, que fue abandonada por sus vecinos en la segunda mitad del siglo XIV. El investigador Juan Antonio Cerezo Estremera defiende que la gran altura del emplazamiento y los fríos vientos norteños propiciaron la marcha de sus habitantes a lugares próximos, pero situados en zonas más bajas. Posiblemente, como consecuencia de la diáspora de los nativos de Hontanares, la devoción a la imagen guardada en la ermita se extendió por toda la comarca nordeste de la provincia, e incluso a la otra vertiente de la sierra, la que da a Guadalajara.
A la romería, cuyos orígenes posiblemente se remonten a la segunda mitad del siglo XVI, acude gente de todo el contorno. Como Angelines Arranz, de Becerril. Ella explica que una vez, cuando era niña, su madre la dio de mamar, pero estaba sofocada, pues acababa de segar. La leche, caliente, sentó mal a la criatura. “Se me abrió el estómago”, asegura. Lloraba y lloraba sin parar. “Mi madre me ofreció entonces a la Virgen de Hontanares, y yo me calmé”, agrega. Luego, el tratamiento prescrito por un médico de Riaza, llamado popularmente ‘Periquín’ logró su cura definitiva. Muchos años después, en 2001, y en agradecimiento a aquella intervención de la Virgen, Angelines regaló un manteo a su protectora.
Riaza entera sube a Hontanares el día de la romería. No solo los de mayor edad. También los jóvenes. Después de una noche de fiesta, Marta Pérez esconde sus ojos con una gafas de sol. Está cansada, pero quiere bailar ante la Virgen. Es su momento preferido de la fiesta. Lo mismo le pasa a Diego Maeso. “Subo aquí para bailar ante la Virgen”, dice, anunciando que estará de principio a fin de la procesión danzando. Más de una hora. Pero no le importa.
Acabada la misa de ayer, celebrada por Florentino Vaquerizo, la Virgen fue bajada del lugar donde habitualmente reposa, para su posterior colocación en andas. A renglón seguido sale a la calle, mientras se escucha el Himno Nacional. “¡Viva la Virgen de Hontanares!”, se grita una y otra vez. Y empiezan los bailes. Aquí se baila de una curiosa forma. Mientras la Virgen avanza, los danzantes, mirando a la imagen, retroceden metros con los brazos en alto. Detrás de la Virgen va el párroco, con las autoridades locales, encabezadas por la actual alcaldesa, Andrea Rico, a la que acompañan sus dos predecesores en el cargo, Benjamín Cerezo y Domingo Gómez. Cierran el desfile los músicos.
La Virgen tarda un largo rato en recorrer la pradera. Los de mayor edad no hacen el recorrido, pero lo observan desde la lejanía. Encarna Segura, aunque no es riazana de cuna, tiene devoción a la imagen, y siempre que su delicada salud se lo permite acude a la romería. Este año alquiló un vehículo para venir desde Madrid a Riaza. El caso de María Luz Redondo es parecido. Criada en Riaza, lleva 55 años en Madrid. Todos los años acude a Hontanares, a rezar unos padrenuestros a la Virgen, pidiendo protección para su familia.
No todo es fervor en Hontanares. Jenni Gamarro, tras una “noche dura”, reconoce haber subido a la ermita “por la fiesta”. “Aquí hay buen ambiente y te lo pasas bien”, dice, mientras sus amigos asienten con una medio sonrisa delatadora de que apenas han dormido. Al margen de la celebración religiosa, no pocas peñas de Riaza suben a Hontanares a comer. Los de ‘El Copaso’ fueron de los que así lo hicieron.
La procesión, al frente de la cual van dos imágenes del Niño Jesús, llevadas en andas por críos, llega finalmente a la entrada de su ermita, levantada a principios del siglo XVII sobre los restos de otro templo más antiguo. Los danzantes hacen un último esfuerzo. Y, para acabar, llega la subasta de las andas, de la que se encarga Mariano García.
La Virgen de Hontanares vuelve a su lugar. Es la hora de comer, y no son pocos los riazanos que, aprovechando que han subido a la sierra a ver a la Virgen, se quedan a comer en la pradera, acondicionada con parrillas para meterse entre pecho y espalda una buena chuletada. Este festín no es una moda reciente. Un artículo, publicado en EL ADELANTADO en septiembre de 1907, señala que tras los actos religiosos “se comió en la pradera y por la tarde cantose una salve, después de la cual organizose animado baile de rueda, que duró hasta el anochecer”.
Ya muy pocos —únicamente los de mayor edad— recuerdan los bailes de rueda de antaño. Pero sí se mantienen las leyendas en torno a la Virgen de Hontanares. Como la que todavía cuentan los abuelos a sus nietos, que dice que la imagen fue escondida, en tiempos de invasiones, y luego apareció a un pastor, en una cueva hoy llamada de Las Tres Gotas...

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

Publica tu comentario:
 
Título: 
Comentario: 
   (límite 1.000 caracteres)
Nick: 
Contraseña: 
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 

Para garantizar el correcto funcionamiento de las secciones
de participación es necesario registrarse como usuario.
Para ello sólo tendrás que rellenar el siguiente formulario.


Enviando datos

Normas de uso:

Esta es la opinión de los lectores, de la que eladelantado.com no se hace responsable.

Este periódico se reserva el derecho de eliminar los comentarios que sean contrarios a las leyes españolas, que contengan insultos u ofensas contra otras personas y aquellos que sean considerados fuera de tema.

No está permitido incluir código HTML.

eladelantado.com agradece su participación y se reserva la opción de trasladar  o no las opiniones a la edición de papel.

Datos de registro:
 
Nick: 
Contraseña: 
Nombre: 
Teléfono: 
E-mail: 
Mostrar
e-mail: 
visible en la web
Web: 
Mostrar web:  visible en la web
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 
De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos
que los datos pasarán a formar parte de un fichero confidencial automatizado y que no serán utilizados con ningún otro fin que el mero registro de usuarios.
Así mismo, se le reconoce, en todo momento, los derechos de acceso, rectificación y cancelación, mediante petición escrita dirigida a:
Webmaster, El Adelantado de Segovia, calle Morillo número 7, 40.002 Segovia
ó a través del correo electrónico: webmaster@eladelantado.com

Tus datos serán confidenciales y podrás mantener tu anonimato de cara a la Comunidad si así lo deseas. De esta forma, el nick o alias que elijas será el nombre que aparecerá como firma en tus comentarios y en los contenidos que envíes a través de Ciudadano @delantado.

Cuando hayas completado el formulario de registro recibirás en tu correo electrónico un mensaje de validación para activar tu cuenta, entrar a formar parte de la Comunidad y aprovecharte de sus ventajas.


     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |