El Adelantado de Segovia
Segovia, miércoles 28-06-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Local
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

ENSAYO
Segovia, protagonista del inicio de la química científica en España
Emilio Montero Herrero  - Segovia | 07/05/2017
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
04/06/2017
Por qué Europa
Desde los Mares del Sur
foto por Pedro  Montero de Frutos
26/04/2017
GRACIAS FIJI TIME
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Cree usted que el recinto ferial está bien ubicado en La Albuera?
si  no  
  SMS
      Ver más
Vota  
Resultado
5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos 5 puntos
   23 votos
  imprimir
  enviar a un amigo
  Enviar
28-ensayo01(1).jpg
  La Casa de la Química.

En 2017 se cumplen 225 años de la apertura del Laboratorio de Química del Real Colegio de Artillería de Segovia, auténtico lujo en el panorama científico y docente de la época, con la presencia del ilustre investigador francés Luis Proust, considerado por sus trabajos como uno de los más eminentes y destacados pioneros de la Química española.
Desde tiempos remotos los artilleros no sólo debían saber emplear los cañones, sino que en muchos casos les correspondía también el saber fabricarlos. Esto les obligaba a ser versados en las ciencias incipientes, como la química metalúrgica. Sin embargo, estos conocimientos imprescindibles eran muy heterodoxos y desorganizados.
Para tratar de ordenarlos, el rey ilustrado, Carlos III, creó en Segovia su Real Colegio de Artillería bajo unas normas racionales para la ordenación científica del conocimiento artillero y la formación íntegra y profunda de sus oficiales.
El impulso inicial se debió al entusiasmo de su fundador y primer director, el conde Félix Gazola, quien lo concibió como un centro puntero en materia de docencia matemática y artillera.
Después de veinte años desde la creación del Real Colegio, los artilleros sintieron la necesidad de ampliar sus estudios químicos. De esta forma, al fallecer el Teniente General Gazola, su sucesor — el Conde de Lacy — proyectó, desde el comienzo de sus actuaciones, varias reformas en los planes de estudios para la incorporación de esta enseñanza específica, consiguiéndose, gracias a sus gestiones, que uno de los científicos más prestigiosos de su época, Luis Proust, fuese designado Profesor de Química en el Colegio de Artillería y Director del Laboratorio anejo al mismo.
Joseph Louis Proust, calificado como uno de los padres de la química moderna, nació en Angers (Francia) el 26 de septiembre de 1754 y falleció en la misma ciudad el 5 de julio de 1826. Comenzó a estudiar en el laboratorio de su padre, a la sazón farmacéutico, y al mismo tiempo en el colegio de los oratorianos de su ciudad natal. Continuó su formación en París, donde trabó amistad con Lavoisier y ganó en 1776, tras un brillante concurso, el puesto de farmacéutico jefe en el hospital de la Salpêtrière. El 1 de julio de 1798 contrajo matrimonio en la Catedral de Segovia con Ana Rosa Chatelain Daubinge y el 6 de julio ambos contrayentes otorgaron en Segovia testamento mutuo. Por sus méritos científicos, fue nombrado académico de número de la Academia de Ciencias de París, Caballero de la Legión de Honor, miembro de la Real Academia de Ciencias de Nápoles y miembro asociado no residente de la Real Academia de Medicina de París.
De todos los años que dedicó Proust a la docencia y la investigación, los de mayor creatividad científica fueron los que realizó en España. Concretamente en Vergara (1778-1780), Segovia (1785-1798) y Madrid (1799-1806). Sus importantes trabajos le granjearían un gran prestigio en la comunidad científica de la época, reservándole un lugar destacado en la historia de la disciplina científica que cultivó.
En 1784 se iniciaban en Segovia los trámites para la creación de la Cátedra y el Laboratorio de Química para la enseñanza de los cadetes, y tras las gestiones del embajador en París, el Conde de Aranda, se contrató a Proust, vivamente recomendado por Lavoisier, quien firmó el contrato el 7 de enero de 1785, convirtiéndose de esta forma en su primer director-profesor.
La instalación del Laboratorio del Colegio se situó en un edificio de nueva planta construido sobre las ruinas de las llamadas Casas del Obispo, en los jardines del Alcázar, conociéndose actualmente con el nombre de Casa de la Química. Este gabinete estaba dotado de los mejores medios y fue considerado como uno de los más importantes de Europa.
Aunque los trabajos se iniciaron en 1788, el Laboratorio tardó año y medio en estar terminado, por lo que Proust no pudo empezar sus trabajos preliminares hasta mediados de 1789.
El rey Carlos IV visitó el Laboratorio, inaugurándolo el 10 de septiembre de 1790. Sin embargo, numerosas dificultades retrasaron la iniciación de las lecciones de Proust, que pudieron comenzar, al fin, el 1 de Febrero de 1792. Poco después, el 10 de marzo, Carlos III aprobaba el Reglamento para el Régimen del Laboratorio de Chimia del Real Cuerpo de Artillería.
La sesión inaugural fue muy solemne. Proust pronunció un brillante discurso que versó sobre el aire atmosférico y la enseñanza de la Química y su necesidad para el Cuerpo de Artillería y la nación española. Los cursos que se impartieron en Segovia tenían una duración de cuatro meses a razón de tres lecciones semanales.
El paso de tan eminente químico por el Colegio de Artillería, dio espectaculares frutos en el campo de la investigación. Valió para cimentar en la enseñanza artillera los postulados de la nueva química moderna y, especialmente, en su aplicación a la industria militar, así como para crear inquietudes científicas entre los futuros oficiales artilleros.
De igual forma, podemos decir que el nacimiento de la química científica en España se encuentra unido entrañablemente al Real Colegio de Artillería, en su laboratorio sito en la “Casa de la Química”, en el que Proust realizó los experimentos que confirmaron su teoría y que cristalizaron en la “Ley de Proust o de la Proporciones Definidas”, una de las fundamentales de la química y base de la teoría atómica de Dalton, que su autor dio a conocer en 1799 en el Journal de Phisique. La Ley de las proporciones definidas determina que cuando varios elementos se combinan para formar un determinado compuesto, lo hacen en una relación de pesos fija.
Los desvelos y apoyos del Monarca, Carlos IV, que visitó de nuevo el Laboratorio el 17 de septiembre de 1.792, fructificaron con la publicación de la obra “Anales del Real Laboratorio de Química de Segovia”, una de las primeras revistas químicas de nuestra nación, en la que aparecen todos estos trabajos de investigación. El primer tomo vio la luz en 1.791 en la imprenta segoviana de Antonio Espinosa. Un segundo tomo se publicó en 1.795...

Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia y en Kiosko y Más.

     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |