El Adelantado de Segovia
Segovia, lunes 23-10-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Blogs > La ciudad sin murallas
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

La ciudad sin murallas | por Jesús A Marcos Carcedo
foto En La Ciudad sin murallas abordaré temas de actualidad social, cultural y política, pero desde un punto de vista filosófico o de crítica general. Estará muy presente el análisis de los contenidos de películas y de libros de actualidad y de las situaciones políticas novedosas y el comentario de asuntos relativos a la ciencia, la filosofía y la psicología.
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Paseando comentarios
foto por Juan Carlos  Manrique Arribas
12/10/2017
El mejor sexto hombre
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
02/10/2017
Sobre violencia y democracia
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
25/08/2017
Los consejos de Mildred
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Cree usted que las autopistas AP-6 y AP-61 deben tener peajes gratuitos'
si  no  
  SMS
      Ver más
Comentarios: 0
martes, 25 de julio de 2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?

     Ser mujer no es fácil. Ellas han sido menospreciadas y hasta maltratadas a lo largo de  la historia y aún sufren terribles condiciones en los países atrasados. Incluso en los más adelantados, a pesar de la mejoría, no han conseguido aún, en la vida ordinaria, el mismo aprecio que nosotros, ni se han librado por entero de la violencia ejercida por los varones para someterlas. Pero ¿qué ocurre en el otro lado de la polaridad sexual? ¿Es que somos los hombres, por nuestras ventajas sociales, rematadamente felices? Creo que no:  todo lo contrario, no somos felices, ni mucho menos. A nosotros  también nos pasa algo. Y algo grave, aunque tenga otro aspecto que lo de las mujeres. Algo que, por así decirlo, no nos deja vivir ni convivir. Seguramente, se trata de una dolencia que se ha mantenido siempre ahí, pero la diferencia está en que ahora tenemos datos que nos la muestran con claridad: es evidente que la condición masculina sufre su propio drama.

     Las cifras del suicidio en España son impresionantes desde cualquier punto de vista, pero lo son especialmente en lo que nos toca a nosotros. Tomen las publicadas por el INE el pasado febrero sobre muertes no naturales: en el año 2015, hubo 3602 suicidios, de los que se sabe también que ¡2680 correspondieron a hombres! ¿No son estos dos millares muy largos de muertos la punta del iceberg de la decepción y de la incapacidad de los varones para disfrutar de la vida? No soy partidario de psiquiatrizar la vida humana y prefiero ver, en principio, el suicido como el resultado de una tensión existencial que inhabilita para seguir en pie. Y los hombres, por valientes o por cobardes, no lo sé, rompemos esa tensión cargando contra nosotros mismos. Pero es que hay más y muy malo. En nuestro contexto cultural y según Eurostat, en 2014 los varones representaban el 95 % de la población carcelaria de la UE. En España, los hombres –permítanme usar la palabra en sentido amplio o sociológico: es evidente que en lo particular la inmensa mayoría de nosotros estamos exentos de culpa- asesinan a unas 60 mujeres cada año, sin ser capaces de encontrar medios apropiados para resolver sus dificultades como pareja. En esto, seguramente, habría que reconocer cierto valor a quienes deciden quitarse ellos mimos de en medio y no descargar su ira contra la mujer que les frustra o que, simplemente, les limita. Los muertos de tráfico son otra de las grandes dimensiones de los varones. Según la DGT, el 76 % de los fallecidos por este motivo en 2015 fueron hombres. Algunos especialistas ven, además, que el registro de accidentes oculta una parte de suicidios.

     Para entender lo que nos ocurre, ya he dicho que prefiero aquí recurrir al análisis de las tensiones que nos incapacitan.  Y, desde mi punto de vista, son las creencias y actitudes machistas las que están en la base de la exacerbación de nuestros problemas. El machismo, en su reverso, se articula como una impotencia. Si en el anverso, el varón es el ser que todo lo puede, el dueño absoluto de su casa y de los seres que en ella habitan, los datos revelan lo que se esconde en el otro lado. El hombre actual, desprovisto de la protección legal que en otras épocas se dio a su sentimiento de omnipotencia, es incapaz de vivir por sí solo. En lo más elemental, le cuesta cocinar, fregar y lavar o mantener la limpieza del hogar. Sus relaciones personales adolecen de profundidad. Su mujer es un instrumento para evitar su desorden y la estulticia de muchos de sus vínculos y aficiones. La paternidad, si se desvincula de la fuerza atractiva de la madre, se hace nada. Los hombres no somos acogedores sino prepotentes y, con facilidad, agresivos. Nuestras amistades se constituyen sobre prácticas vociferantes y ostentosas. Las mujeres hablan más entre ellas, son más sociables, visitan exposiciones, estudian más, acuden a conferencias o se interesan por la cultura y el arte. Lo nuestro es, más bien, el estadio deportivo y el grito de guerra. En fin, ellas tienen más apañada la vida que nosotros y, de ser necesario, dejan la pareja sin sufrir una desestructuración de su intimidad tan acusada como la nuestra.

   El hombre, al menos en las circunstancias presentes, carece del poder y de la capacidad de los que le gusta presumir. No logra orientarse –o no logramos orientarnos- en una sociedad en la que la técnica, los valores igualitarios y la emancipación de la mujer le van descabalgando de tantos privilegios heredados y probablemente asociados a la rudeza del trabajo en el pasado y a la importancia que tuvo la función militar. Si la mujer mantiene una larga pugna con el machismo, nosotros debiéramos sumarnos a esa empresa. Que nos deshagamos de esta antigua manera de ser varones no sólo les beneficia a ellas –que no es poco- sino que para nosotros constituye un requisito imprescindible para mantenernos en pie y en el aprecio de la vida.

ciudadsinmurallas@gmail.com

Facebook: Jesús A. Marcos

Comentarios:
Publica tu comentario:
 
Título: 
Comentario: 
   (límite 1.500 caracteres)
Nick: 
Contraseña: 
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 

Para garantizar el correcto funcionamiento de las secciones
de participación es necesario registrarse como usuario.
Para ello sólo tendrás que rellenar el siguiente formulario.


Enviando datos

Normas de uso:

Esta es la opinión de los lectores, de la que eladelantado.com no se hace responsable.

Este periódico se reserva el derecho de eliminar los comentarios que sean contrarios a las leyes españolas, que contengan insultos u ofensas contra otras personas y aquellos que sean considerados fuera de tema.

No está permitido incluir código HTML.

eladelantado.com agradece su participación y se reserva la opción de trasladar  o no las opiniones a la edición de papel.

Datos de registro:
 
Nick: 
Contraseña: 
Nombre: 
Teléfono: 
E-mail: 
Mostrar
e-mail: 
visible en la web
Web: 
Mostrar web:  visible en la web
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 
De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos
que los datos pasarán a formar parte de un fichero confidencial automatizado y que no serán utilizados con ningún otro fin que el mero registro de usuarios.
Así mismo, se le reconoce, en todo momento, los derechos de acceso, rectificación y cancelación, mediante petición escrita dirigida a:
Webmaster, El Adelantado de Segovia, calle Morillo número 7, 40.002 Segovia
ó a través del correo electrónico: webmaster@eladelantado.com

Tus datos serán confidenciales y podrás mantener tu anonimato de cara a la Comunidad si así lo deseas. De esta forma, el nick o alias que elijas será el nombre que aparecerá como firma en tus comentarios y en los contenidos que envíes a través de Ciudadano @delantado.

Cuando hayas completado el formulario de registro recibirás en tu correo electrónico un mensaje de validación para activar tu cuenta, entrar a formar parte de la Comunidad y aprovecharte de sus ventajas.


     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |