El Adelantado de Segovia
Segovia, martes 22-08-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Blogs > Desde los Mares del Sur
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

Desde los Mares del Sur | por Pedro Montero de Frutos
foto Hay veces que para apreciar algo con nitidez debemos hacerlo desde una cierta distancia. Fiji está lo suficientemente lejos de cualquier otro sitio como para que haga que nos podamos contemplar a nosotros mismos, a nuestra sociedad y nuestra cultura sin complejos."
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
Con “A” de aprender
foto por Alberto  Martín García
21/08/2017
La mejor portera del mundo.
Conexión Campo Grande
foto por Teresa  Sanz Nieto
14/08/2017
Ciudad de camareros
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
25/07/2017
Pero, ¿qué nos pasa a los hombres?
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿Debe prohibirse el uso del embalse de El Pontón como zona de baño?
si  no  ns/nc  
  SMS
      Ver más
Comentarios: 0
miércoles, 19 de noviembre de 2014
MILLION DOLLAR POINT

Corría el año 1942, en plena II Guerra Mundial, y el ejército japonés avanzaba imparable por todo el Pacífico. Hacia el sur habían llegado hasta las Islas Salomón, y en Australia sentían su proximidad con sudores fríos. El siguiente paso hacia el sur eran las Nuevas Hébridas, hoy Vanuatu. Es esos años, estas islas estaban “administradas” por un condominio anglo-francés, y los estadounidenses decidieron instalar en ellas la mayor base militar del Pácífico tras Hawaii. El motivo era simple: su aviación podía llegar desde allí al infierno de Guadalcanal, en las Islas Salomón, donde los aliados intentaban detener el implacable avance japonés bombardeándoles y enviando miles de soldados a combatir en aquella terrible carnicería.

Los norteamericanos llegaron sin previo aviso a la isla de Espiritu Santo; cientos de barcos de guerra apareciendo súbitamente una mañana frente a su capital, Luganville, en un despliegue colosal, muy a la americana. La operación se planificó con tal secreto que muchos de los 300 habitantes de Luganville huyeron a las montañas pensando que eran los japoneses los que llegaban.

Se construyeron 2 aeródromos, carreteras y puertos, y la pequeña aldea de Luganville pasó a albergar 100.000 soldados, unos 27 cines, multitud de bares con un suministro ilimitado de alcohol y toda la infraestructura de una inmensa maquinaria de guerra.

Cuando acabó la guerra, los soldados regresaron a casa y el ejército norteamericano se dio cuenta de que no le compensaba repatriar gran parte del material desplegado, tales como grúas, vehículos y maquinaria diversa, y se lo ofrecieron a los terratenientes franceses y británicos por un precio simbólico (7 centavos por dólar). Pero estos últimos, creyéndose los más listos del barrio y sabiendo que los norteamericanos lo iban a dejar de todas maneras allí, no aceptaron la oferta. Los norteamericanos decidieron entonces arrojar con bulldozers al mar todo este material en un punto en las afueras de Luganville que pasó a llamarse “Million Dollar Point” por motivos obvios.

Hoy día es un paraíso mundial del buceo y una muestra palpable del modo de funcionar de las potencias occidentales. Los nativos todavía hoy no pueden comprender éste modo de proceder, esa dignidad mal entendida por ambas partes, esa avaricia, esa soberbia. ¿Por qué simplemente no dejaron ese material a la población local?. Hubiera sido una buena compensación por haber sido “invadidos” por las fuerzas norteamericanas, por haberlos recibido amablemente, por haber asumido estoicamente su situación trabajando incluso para ellos. Entonces se dieron cuenta de que en realidad ellos no eran nadie para las potencias occidentales, no tenían ni siquiera voz sobre su propia tierra. Décadas después, en 1980 Vanuatu alcanzó la independencia pudiendo entonces recobrar sus tierras, sus costumbres y sobre todo, su dignidad.

Aquí en España, se discute sobre la responsabilidad que cada cual debería asumir acerca de la presente crisis, pero nadie osa discutir sobre quien la está sufriendo más. La estamos pagando los ciudadanos, pese a que no la hemos creado y que no nos hemos lucrado con ella. No hemos podido decidir, ni siquiera han decidido quienes resultaron elegidos en las urnas; ha sido un ente denominado “troika” quien ha tomado todas esas decisiones que nos han traído a esta situación. Tenemos hoy en día la misma sensación que tenían entonces los nativos de Vanuatu: nos utilizan mientras les somos útiles pero el resto del tiempo no importamos, no existimos para ellos. Nos cortejan e intentan seducir cada 4 años hasta que depositamos la papeleta en la urna. A partir de ese momento vuelven a ignorarnos y abusar de nosotros hasta la siguiente cita electoral.

Pero hoy hay algo diferente, porque ahora los ciudadanos de este país vuelven a sentirse poderosos con una papeleta electoral en la mano: están recuperado la dignidad democrática y dejando a un lado la frustración. Y cuando sonriendo introduzcan esa papeleta en la urna sentirán el miedo de quienes han estado ignorándoles durante décadas. Es el miedo de quienes se les ha acabado el chollo, de quienes no podrán volver a abusar de los ciudadanos nunca más.

Comentarios:
Publica tu comentario:
 
Título: 
Comentario: 
   (límite 1.500 caracteres)
Nick: 
Contraseña: 
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 

Para garantizar el correcto funcionamiento de las secciones
de participación es necesario registrarse como usuario.
Para ello sólo tendrás que rellenar el siguiente formulario.


Enviando datos

Normas de uso:

Esta es la opinión de los lectores, de la que eladelantado.com no se hace responsable.

Este periódico se reserva el derecho de eliminar los comentarios que sean contrarios a las leyes españolas, que contengan insultos u ofensas contra otras personas y aquellos que sean considerados fuera de tema.

No está permitido incluir código HTML.

eladelantado.com agradece su participación y se reserva la opción de trasladar  o no las opiniones a la edición de papel.

Datos de registro:
 
Nick: 
Contraseña: 
Nombre: 
Teléfono: 
E-mail: 
Mostrar
e-mail: 
visible en la web
Web: 
Mostrar web:  visible en la web
Introduzca el código que ve a continuación:
Imagen del código
 
De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos
que los datos pasarán a formar parte de un fichero confidencial automatizado y que no serán utilizados con ningún otro fin que el mero registro de usuarios.
Así mismo, se le reconoce, en todo momento, los derechos de acceso, rectificación y cancelación, mediante petición escrita dirigida a:
Webmaster, El Adelantado de Segovia, calle Morillo número 7, 40.002 Segovia
ó a través del correo electrónico: webmaster@eladelantado.com

Tus datos serán confidenciales y podrás mantener tu anonimato de cara a la Comunidad si así lo deseas. De esta forma, el nick o alias que elijas será el nombre que aparecerá como firma en tus comentarios y en los contenidos que envíes a través de Ciudadano @delantado.

Cuando hayas completado el formulario de registro recibirás en tu correo electrónico un mensaje de validación para activar tu cuenta, entrar a formar parte de la Comunidad y aprovecharte de sus ventajas.


     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |