El Adelantado de Segovia
Segovia, viernes 26-05-2017 h.
El tiempo por Tutiempo.net
Estás en El Adelantado de Segovia :: Portada > Blogs > A bordo del Transiberiano
usuario:  
contraseña:
registrar recordar contraseña

A bordo del Transiberiano | por Eloy García y CÍA
foto Un grupo de ocho amigos hemos querido hacer un viaje distinto. No es a un lugar de bonitos paisajes o monumentos con historia imborrable. Es dar rienda suelta al nómada que todos llevamos dentro por lugares poco conocidos usualmente y que nos puedan sorprender cada mañana.
La Guia de Segovia
Blogs
  BLOGS
La ciudad sin murallas
foto por Jesús A  Marcos Carcedo
07/05/2017
La idolatría de los cuerpos
Desde los Mares del Sur
foto por Pedro  Montero de Frutos
26/04/2017
GRACIAS FIJI TIME
      Ver más Blogs
  Encuesta
¿A quién destinará la asignación tributaria de la renta este año?
A la iglesia  a fines sociales  marcaré las dos casillas  
  SMS
      Ver más
martes, 14 de agosto de 2012

Viaje de 8 amigos en el verano 2011 por las estepas rusas y mongolas hasta llegar a Pekín.Las instantáneas y los videos reflejan la aventura propia y la de las frías gentes de la lejana Siberia, las cálidas sonrisas de los mongoles y el atiborrado mundo de Pekín. Más de 3 semanas sin parar de disfrutar y asombrarnos durante 9000 Kms.

lunes, 13 de agosto de 2012

Segunda parte del viaje Transiberiano en el verano del 2011. Ocho amigos por la infinitus de Siberia y Mongolia hasta Pekín

sábado, 27 de agosto de 2011

                 26 de agosto

El frigorífico vacío. Cartas de los Bancos. Suenan los teléfonos. Ropa por todas partes. Prisas en cada momento. Aquí hay una tela de araña. Montón de mails por contestar. Compras en el Super. ¿ Qué comemos hoy?. Nota de visita al dentista. Hay que pagar la factura de…
Así es la realidad. Vuelta a la vida cotidiana. Una de los mejores cosas de un viaje es que nos olvidamos de todo y de todos los que no se necesitan, incluidos los Bancos. Los horarios son diferentes, las prisas son diferentes. El tiempo corre de manera diferente. Pero después no hay periodo de adaptación. La vida real se impone en un instante cuando se abre la puerta de casa.
El día después pasan un sinfín de historias por la cabeza. Se juntan las vividas con las que ahora están sucediendo y con las que vendrán mañana. Lo que se hace en los días siguientes es ir colocando cada vivencia en su sitio. Es entonces cuando nos damos cuenta de lo que ha supuesto el viaje.

Todos los viajes nos cambian. Al principio no nos damos cuenta, pero la mente, los sentimientos y las apreciaciones de cosas y personas han cambiado un poco. Todo lo vemos más relativo. Hay certezas y seguridades que se caen. Cuanto más se conoce, más personas y países diferentes se ven, más creencias y pensamientos se contemplan, más situaciones se viven…más cambia nuestra forma de ver las cosas. Más se tambalean nuestras seguridades.  Esto es lo que llaman experiencia.
Todos los viajes nos cambian por dentro, para bien o para mal. Cada viaje es, en realidad, también un viaje hacia adentro. No solo visitamos tierras, países, ciudades y gentes. También nos visitamos a nosotros mismos. Nos ponemos en situaciones que antes no habríamos imaginado. Tenemos vivencias que nos rompen los esquemas. Hay que buscar soluciones a reveses que no suponíamos. Hay que improvisar. Hay que estar con gentes que no sabemos cómo situarlas en nuestro estrecho catálogo. Esto ocurre tanto en un viaje a una playa mediterránea como al Polo Sur.
Todo contribuye a aprender y a descubrirnos un poco distintos. Nuestras reacciones son diferentes. Las relaciones con los amigos se ponen a prueba y no puede haber indiferencia. Por eso en los viajes se fortalecen grandes amistades o se arruinan otras. En la vida de cada día todo está controlado. En un viaje el esquema de nuestras relaciones salta por los aires.
Lo más importante del viaje no es lo que hay fuera, lo que vemos o visitamos, lo más importante es cómo lo vivimos cada uno y cómo lo añadimos a nuestro conocimiento. Así aprendemos, así cambiamos, así crecemos, así vivimos.

viernes, 26 de agosto de 2011

 

25 de agosto

Llegamos nerviosos al aeropuerto de Pekín. Lo construyó Norman Foster, para el año de los Juegos Olímpicos. Es, por supuesto, el más grande del mundo.  Además de enorme es bonito, agradable y con calor humano, para estar, esperar y recorrer.

Aquí terminamos con las últimas provisiones que nos trajimos de casa. Hemos hecho publicidad por medio mundo de los productos de la vieja Castilla. Si se entera Silvia Clemente nos nombra embajadores  de Tastelandia (Tierra de Sabor) para las Tierras del Gran Khan. A partir de ahora aplicaremos el dicho de la abuela " No habiendo lomo, de todo como".

Nuestro viaje de vuelta es en realidad un día de pensión completa con las líneas de Egypt Air. Con ellos cenamos, dormimos, desayunamos y comemos. En dos aviones distintos, claro. Nos tratan muy bien. Nos ceban a todas horas para tenernos entretenidos en estos viajes tan largos. Son  once horas hasta El Cairo y luego cinco más hasta Madrid. En total, más de 12.000 Kms. ,tantos como hicimos en la primera parte, Moscú - Beijing. En total cuatro paises, cada uno con un sabor propio. Pero también han sido cuatro escrituras diferentes, la latina, cirílica, china y árabe (además de la antigua mongola, cambiada por los rusos). La variedad no es solo en las lenguas, también en las grafías, lo que hace mucho más variopinto este mundo nuestro. Es tiempo de apartar el viejo dicho castellano de "háblame en cristiano".

Hemos viajado en avión, tren, taxi, metro,  furgoneta, bicicarro, barco, camello, teleférico, tobogán en la Muralla China y al final... en Limusina. Si hay que elegir, nos quedamos con el tren, que era el primer objetivo, el que tiene más romanticismo  y donde más hemos disfrutado.

El aeropuerto de El Cairo es un cruce total de gentes, vestimentas, razas, religiones, colores, olores... Estamos sentados junto al Bar. Ante nuestros ojos pasa un grupo  con túnicas blancas de hombres jóvenes, de alguna confesión religiosa que no acertamos a adivinar; pasa un hombre mayor con pintas de patriarca ortodoxo; vemos jóvenes mujeres árabes, de negro riguroso, mostrando solamente sus  ojos negros de asombro; hay coloridos trajes africanos que visten unas jovenes con una elegancia y naturalidad que ya quisieran en Milán. En fin, esto es un reflejo más de la aldea global. Por El Cairo pasa media África, media Europa y todo el variopinto mundo musulmán.

Llegamos a Madrid a mediodía y aquí está esperándonos una gran Limusina, preparada para la ocasión. Consumimos los últimos nervios en las fotos y en el acomodo general. La celebración con cava la dejamos para la mitad del camino, en Cerezo de Abajo. Aquí despedimos a Bego y Fernando, camino de Riaza. Es un momento inolvidable, porque en un abrazo se resumen más de veinte días de profunda convivencia, con mil experiencias vividas que recordaremos siempre. Llegamos a Cuéllar con ansiedad. Nos repartimos y quedamos para tomar unos vinos que tanto los hemos echado de menos.

Tendremos que adaptarnos a la nueva vida. Adios a la vida de nómadas. Hogar ,dulce hogar.  Hay sabor a fiesta. Volvemos a casa. Hay que cambiar el chip. Esto es otro mundo. 

miércoles, 24 de agosto de 2011

24 de agosto.

Rolex, Gucci, Channel, North Face, Columbia, Samsonite, Apple... Estamos en la capital de las falsificaciones. Visitamos unos grandes, grandísimos almacenes donde se puede encontrar de todo. Todo son pequeños departamentos y tiendas, rincones y esquinas aprovechando al máximo cada metro cuadrado para vender algo.
Para aventuras y alegrías está el Transiberiano, para todo lo demás ... Master Card. Y ahora es ese momento. Hijos, amigos, hermanos, tíos... a todos les queremos muchísimo ahora y les vamos a llevar algo auténticamente “Made in China”, sin engaños.
Está claro que los chinos nos invadirán y nos conquistaran... pero sin prisas, sin violencia. Simplemente proporcionándonos lo que nosotros queremos, poniéndonos el cebo que tanto nos gusta morder.
Hace tiempo que estamos en sus manos, por todo ese tema de la deuda. Todos estos chinos que vemos por aquí trabajando hasta la extenuación han financiado nuestros pisos de precios de locura, nuestros coches todo terreno, nuestros aeropuertos sin pasajeros, nuestros edificios grotescos y museos de arte gilicontemporaneo. Ahora nos toca devolver el dinero y son ellos los que mandan.
Desde Zapatero, hasta el vicepresidente americano, todos nuestros líderes han pasado por aquí, a tirar de la chaqueta a cualquier ministro chino para poder llegar a fin de mes. ¡Y lo que veremos....! free momento, Álvarez Cascos quiere enseñar chino en las escuelas de Asturias.
Es día de hacer bolsos y maletas, día de nervios. Pero también de risas, cuando volvemos a hacer una comida semejante a las dos cenas de anoche. Está claro que necesitamos más días para entender como va la vida en Pekín. Nuestros sentimientos sobre la ciudad son contradictorios: admiramos la estética, el desarrollo la organización, el trabajo... pero no acabamos de coger el ritmo de esta enorme ciudad. Es un mundo muy diferente, en cada detalle a cada paso vemos que somos dos culturas distintas. Ahora nos explicamos un poco porque los chinos que viven en España o en cualquier parte nunca acaban integrándose. ¿Nos integraríamos nosotros aquí?

Todos los artículos >>  
     Contacto   |   Aviso Legal   |   RSS RSS
 |  © El Adelantado de Segovia 2017  |  Diseño: Globales Internet |  Asesoramiento 2.0: Iberzal.com |